SOMOS SEMILLA, SOMOS MEMORIA, SOMOS LA FLOR QUE NACE EN LA IMPUNIDAD

¿Donde está Florencia Pennacchi? 10 años desaparecida

(documento leído en la marcha realizada el lunes 16 de marzo en Neuquén)

Aquí estamos. Nuevamente nos encontramos en la calle. Aunque muchas de las personas que están aquí vienen caminando en esta lucha desde hace unos años, estamos contentas de ver caras nuevas. A ellas queremos contarles que Florencia nació aquí, estudió la primaria y la secundaria en esta ciudad y a los 18 años se fue a vivir a Buenos Aires. Allí estudiaba ciencias económicas y trabajaba en el gobierno de la Ciudad hasta que el 16 de marzo de 2005, cuando tenía 24 años, fue secuestrada.

 

Ante lo incomprensible de una desaparición algunas de sus amigas se organizaron políticamente. Seguían los pasos de aquellas mujeres a las que 30 años antes les habían desaparecido sus hijos. Las amigas de Florencia comenzaron a vincularse con organizaciones feministas, sociales y de derechos humanos, y crearon Sin Cautivas, la organización feminista desde la que convocamos esta marcha y también las actividades de teatro contra la trata que realizamos durante el fin de semana.

 

Fueron estos lazos políticos los que permitieron esbozar algunas posibles respuestas para la pregunta  ¿Dónde está Florencia? Una es la trata. Sobran motivos para pensar que es la respuesta más probable: creemos en la palabra de mujeres que fueron víctimas de trata y que vieron a Florencia; sabemos que el comisario que intervino durante los primeros años en la causa de Florencia está implicado en redes de trata de la ciudad de Buenos Aires, que manipuló la investigación sobre el secuestro de Florencia, que arrebató pruebas, que declaró mentiras sobre su vida, fomentando la idea de que se había ido por su voluntad, responsabilizándola por lo que pudiera haberle ocurrido.  Este ex comisario, Jorge Cipolla, es el hilo de Ariadna, el que podría llevarnos al principio de este laberinto para saber dónde está Florencia. Sin embargo, todavía no se lo investigó. Desde el año 2010 estamos exigiendo que se investigue a Cipolla por la desaparición de Florencia, desde que Nancy Miño Velázquez lo denunció por su participación -y la de otros miembros de la Policía Federal- en redes de trata.  Son denuncias graves y son denuncias públicas. Sr  Fiscal Marcelo Retes, ¿qué está esperando para  agarrar este hilo y buscar a Florencia?

 

Florencia lleva 10 años desaparecida. La desaparición forzada es un mecanismo de tortura, hoy y en dictadura. De la desaparecida sabemos que no está, sabemos que donde haya estado o esté, no está bien. Quienes conocemos al desaparecido, a la desaparecida, o quienes sabemos de su desaparición, sabemos que la pasa mal, sabemos que lo que le ocurre puede ocurrirnos y allí radica el terrorismo de la desaparición forzada. En dictadura fueron 30000 personas ¿en democracia? Difícil saber cuántas. Son las chicas que desaparece la trata. Son los chicos que desaparece la policía (u otras fuerzas de seguridad estatales o privadas). Como Sergio Ávalos, que estudiaba economía, igual que Florencia. Como Daniel Solano, que denunció una red de trata que vincula a galpones de empaque de la fruta y lleva más de tres años desaparecido. Como Luciano Arruga, que se negó a robar para la policía y estuvo casi seis años desaparecido hasta que -después de un anuncio de aumento de recompensa por datos- alguien dijo dónde estaba su cuerpo, ¿cuánto dinero es necesario para que alguien diga algo sobre Florencia?

 

Florencia Pennacchi, Yamila Cuello, Marita Verón, Fernanda Aguirre, Maria Cash, y una lista interminable de mujeres jóvenes desaparecidas son muestra de la justicia sexista y patriarcal de nuestro país, ellas son la prueba de un Estado terrorista sexual que tiene involucrados todos sus poderes en el funcionamiento de la máquina de desaparecer. En este mismo Estado, el año pasado 277 mujeres fueron asesinadas, la mayoría por sus parejas o ex parejas. Muchas de ellas ya habían denunciado a sus asesinos por violencia de género. 1808 femicidios en los últimos siete años, miles de asesinos/femicidas impunes. Hoy. Hoy apareció muerta Daiana García, la chica de 19 años que estaban buscando desde el viernes, había ido a una entrevista de trabajo. Alrededor de cien mujeres al año mueren porque el Estado argentino no reconoce el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Las vidas y los cuerpos de las mujeres son territorios de ejercicios de violencias sistemáticas, de torturas, de disputas entre machos. Es nuestra realidad y es la realidad de nuestras hermanas latinoamericanas.

 

Ante un femicidio, ante una desaparición los medios de comunicación siguen responsabilizando a las víctimas. No importa que hayamos avanzado en leyes contra la violencia heteropatriarcal, en perspectivas críticas, en “periodismo con perspectiva de género”. El sentido común del capitalismo heteropatriarcal se expande y se acomoda de manera tal que las mujeres, sobre todo las mujeres pobres, y los sujetos feminizados estamos obligadas a vivir bajo el riesgo de ser secuestradas, violadas, asesinadas o acosadas y siempre, siempre, vamos a ser culpabilizadas de lo que nos pasa.

 

Insistimos, en todas las desapariciones hay vínculos evidentes, hay pruebas, hay testigxs. Porque cuando denunciamos las redes de complicidad no estamos enunciando consignas vacías, porque cuando decimos que hace 10 años secuestraron a Florencia y la justicia parece seguir en foja cero estamos señalando a los responsables de la impunidad.
Ante una desaparición, unas horas es mucho tiempo. 10 años son insoportables. Florencia está detenida en el tiempo, su imagen está detenida en el tiempo. Mientras tanto, para nosotras el tiempo pasa y pesa. En todos estos años, ante la ausencia de Florencia, contra la trata de personas, muchas personas hemos estado presentes. Sus amigas/os, sus familiares, organizaciones feministas, de derechos humanos, partidos de izquierda, organizaciones estudiantiles y sindicatos. No estuvimos solas, teatristas, cantantes, artistas plásticas, músicas, cineastas, diseñadores también pusieron el cuerpo. Cientos de personas pusieron sus rostros y sus palabras en el Muro Contra la Trata. Queremos destacar y agradecer especialmente todas y cada una de estas personas que han sentido y han puesto el cuerpo en la búsqueda de Florencia. Quisimos que Florencia fuera la última desaparecida, aún no lo logramos. Aquí estamos de vuelta todas, todos, intentando corporizar una ausencia. Seguimos en la lucha por exigir aparición con vida de las desaparecidas. En la resistencia, sembrando memoria entre tanta injusticia e impunidad. Seguiremos caminando juntxs en este camino. ¡Hasta encontrarla! ¡Hasta encontrarlas!

Sin Cautivas

Feministas por la Resistencia

afiche final blog

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s